¿Te has cansado de tu blog?

¿Tienes un blog de estos que no han sido acutalizados durante semanas o incluso meses?

Es un fenómeno muy frecuente que suele afectar a muchos bloggers de vez en cuando: el cansancio .

Después de pasar un cierto tiempo con un blog, y sobre todo cuando no da buenos resultados desde el principio, lo normal es que en algún momento te canses de él. Ya no tienes buenas ideas, ya no crees que conseguirás llegar a tu objetivo principal, ya no te ves motivado a pasar aún más tiempo escribiendo entradas útiles y únicas, etc.

¿Lo dejo?

Si crees que te has cansado de tu blog, dejarlo es una de las opciones principales a considerar. Hay que ver las cosas como son: un blog cuesta mucho tiempo. Si es muy probable que en dos o tres meses lo vayas a dejar de todas formas, déjalo directamente. Despídete con una entrada final y dales las gracias a tus lectores por haber seguido la evolución de tu proyecto web. Punto. Ya no publiques nada más, y en cuanto haya bajado tanto tu posicionamiento en los buscadores que ya no valga la pena mantener el blog, ciérralo, cancela el dominio y deja de pagar por el hosting.

Pero me da pena …

Son pocos los bloggers que están tan seguros de su decisión y de repente dejan su blog.

Lo más común son altibajos – y mientras hay que aprovechar del todo los altos, las fases de abundante motivación y creatividad, también hay que saber superar las fases de bajos, en que lo mejor sería dejar el blog completamente.

Sobre todo si llevas ya bastante tiempo con un blog, lo más normal es que te dé pena dejarlo. Y aunque sólo tengas 100 entradas, igual habrás invertido por lo menos 50-100 horas en la producción de los contenidos de tu blog. No lo vas a dejar de repente porque no te ves con ganas para seguir. ¿Cómo puedes entonces retomar el hilo y seguir con el trabajo que tanto te ha costado empezar?

5 consejos para superarlo

Aquí te dejo 5 consejos para superar las fases difíciles del blogging, tal vez te ayude alguno de estos:

1. Descansa

Ya unos cuantos bloggers me han contado de sus fases de poca motivación, y el primer consejo que suelo dar es que descansen una semana. Descansar entonces no sólo significa no escribir entradas, sino que también incluye no leer otros blogs, no seguir los feeds RSS de otros blogs, nada de nada relacionado con el blogging – es decir, que se vayan de vacaciones del blogging.

Si eso te resulta muy duro, volverás de esta semana con muchísima motivación y con bastantes ideas de una semana entera sobre las que bloguear.

Por otra parte, si no te cuesta nada estar sin seguir con tu blog durante una semana, igual es hora de pensar en por qué empezaste tu blog y cuál fue tu objetivo.

2. Comprueba tu objetivo principal

Hay varios objetivos acerca de por qué alguien empieza con un blog. Lo importante es que siempre tengas en cuenta tu objetivo principal en todo lo que haces. Puede que el objetivo deje de ser importante para ti, entonces considera o modificar el objetivo y centrar tu blog en un nuevo tema más alineado con tu nueva meta, o deja tu blog y ya no gastes más tiempo ya que no vale para nada.

3. Relaciónate

Algo que suele ayudar mucho en las fases difíciles del blogging es relacionarse con otros bloggers – habla con algunos en twitter, deja comentarios en sus entradas, contacta con ellos directamente por e-mail o por su formulario de contacto – en algunos casos puede que se formen amistades, en otros tal vez un intercambio de entradas, o simplemente el intercambio de ideas sobre qué se podría bloguear.

¡Los blogs son una herramienta fantástica para relacionarse con otros, y la deberías aprovechar por completo!

4. Vuelve al punto de partida

Muchas veces ayuda pensar en el principio de tu blogging. ¿Por qué empezaste tu blog? ¿Para quién quisiste escribir las entradas? Vuelve a leer tus primeras entradas – tal vez entretanto ya sabes algo más y puedes escribir una entrada de nuevo con más información útil y única que incluso puede servirles más a tus lectores que la entrada antigua.

5. Pregunta

Después de un cierto tiempo, se habrá formado una especie de comunidad alrededor de tu blog – personas que dejan comentarios con frecuencia, bloggers que te contactan por e-mail directamente, gente con quien hablas en ferias de bloggers, etc. – estas personas tienen un interés especial en tu blog o en ti, y estarán encantados de ayudarte. ¿Qué tal si escribes una entrada pidiéndoles ideas para nuevas entradas, preguntando sobre dudas especiales a resolver, invitando a otros usuarios a escribir guest posts (entradas de invitado) en tu blog, etc. – verás que te puedes fiar de tu comunidad.

¿Conoces los altibajos del blogging? ¿Cómo sueles superar estas fases?